Kopfbereich

Direkt zum Inhalt Direkt zur Navigation

Inhalt

VENEZUELA. Marzo 1998 / Abril 1999 / Julio 2000 / Agosto 2001 / Febrero 2002 / Agosto 2004 Imprimir E-Mail

Después de Nicaragua, Venezuela es el país que más veces he visitado, y en el que he pasado temporadas más largas. Además de los viajes rápidos de trabajo por los Proyectos que de cooperación que estamos desarrollando allí, también he pasado allí dos años mis vacaciones, en el mes de agosto.

Mi primer desplazamiento a Venezuela fue en marzo de 1998, como consecuencia de un Proyecto de equipamiento de un Centro de Formación Profesional de Fe y Alegría en Antímano, uno de los barrios de los alrededores de Caracas, en el que trabaja Carlos Guerendiain, sacerdote navarro.

La impresión fue notable. El contraste entre la gran ciudad de Caracas y las colinas que la rodean, repletas de “ranchitos”, resultaba demasiado lacerante. Por la noche resultaba muy bonito: lo más parecido a un Belén... pero en cuando la oscuridad daba paso a la luz, la impresión era muy distinta.

En Venezuela vive desde hace más de treinta años un tío mío, con el que compartí aquellos días y muchos más en los sucesivos viajes. Mi tío me hizo conocer ese estupendo país, y sobre todo me presentó, me introdujo y me hizo querer a mucha gente encantadora de esa tierra venezolana.

Así conocí a la familia Reyes, con tres encantadoras hijas: Luz Mary, Mary Luz y Luz Marina, con quienes he seguido el contacto y una gran y profunda amistad. Pude conocer a los Toledo –Mary y Manolo y sus hijos- a los que estos últimos años tanto ha probado la vida. Y mucha más gente, que ya nos son “conocidos”, sino auténticos amigos y amigas, que me han tratado de maravilla en cada uno de los viajes.

En Venezuela, especialmente en Caracas, me ha impresionado mucho la falta de seguridad: muchas de las noches que he pasado en esa ciudad he oído disparos, ráfagas... la psicosis del peligro existente en el atardecer es muy fuerte, y justificada. Toda la ciudad es como una gran cárcel, pero al revés: verjas en todas las puertas y ventanas, pero no para que no se escape la gente, sino para que no entren los “malandros”.

 He sido testigo –estoy siéndolo- con dolor del deterioro de las relaciones sociales y políticas en el país desde que Gobierna Chávez. La desazón, el sufrimiento que provoca esta situación en tantas personas. Nunca podré olvidar la jornada del 15 de agosto de 2004, en la que se votaba el revocamiento del Presidente: el ambiente de alegría, de optimismo, de tensión... todo a la vez, y al terminar, a las 4 de la madrugada, el miedo, la preocupación, la tristeza.

 Tampoco podré olvidar la estupenda semana de agosto de 2001 en la que coincidí en Venezuela con Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei. Estaba yo haciendo una convivencia con personas de la Obra de Venezuela ese mes de agosto, en San Antonio de los Altos, junto a Caracas. Fueron unos días inolvidables, en los que palpé una vez más la unidad y universalidad da la Obra. Tantos miles de personas variadísimas, pero animados por el mismo ambiente de familia.

CARACAS

Con una población de aproximadamente 4 millones de habitantes, Caracas es la capital y ciudad más poblada de Venezuela. Está cerca de la costa (Puerto de La Guaira), pero a una altura de más de 800 metros, lo cual le da un clima muy agradable. Está ubicada a los pies del Avila, una montaña de 2600 metros, donde está ubicado el parque Avíla Mágica y el Hotel Humboldt (en proceso de remodelación), al cual se llega por un teleférico.

 Caracas es también un gran centro cultural. El Museo de Arte Contemporaneo Sofía Imber es uno de los más importantes de Suramérica y en el se pueden apreciar obras de gran calidad. Es reconocida por sus excelentes restaurantes, con platos de todas partes del mundo. Cuenta con grandes centros comerciales muy modernos que hacen de las compras una actividad interesante. Caracas tiene numerosos parques. El mayor de ellos es el parque nacional el "Ávila", que le permite a los más deportistas subir 400 mts de altura en una media hora, recompensando con una bella vista de la ciudad.

VALENCIA

Valencia, la capital del estado Carabobo, está situada a unos 150 kilómetros al oeste de Caracas. El centro de la ciudad tiene edificios de gran belleza y que han sido restaurados recientemente, como es el caso del capitolio, sede del gobierno regional. Valencia cuenta con interesantes museos que recogen su pasado histórico. La casa Páez, por ejemplo, tiene en sus paredes grabados de varias batallas de la independencia en donde participó José Antonio Páez. La casa de los Celis recoge la arquitectura de una casa en la época colonial. La casa de la Estrella, fue primero el hospital San Antonio de Padua y posteriormente sirvió de sede al Colegio nacional de Carabobo. Hoy en día es una interesante casa-museo.

Valencia cuenta con numerosos parques. El más importante, el parque Peñalver, utilizado por los Valencianos para trotar y pasear por sus linderos. Otro de los lugares muy concurridos por los Valencianos amantes del ejercicio es el cerro Casupo. A media hora de Valencia, en la vía hacia occidente, se encuentra el Parque Carabobo, en donde se realizó la Batalla de Carabobo, que selló la Independencia de Venezuela. Valencia tiene la segunda plaza de toros más grande de Latinoamérica (Después de la de México): La plaza monumental de Valencia, la cual sirve de escenario, no solo a corridas de toros, sino también a bandas musicales y otros espectáculos.

 PUERTO CABELLO

 En la costa central de Venezuela se encuentra Puerto Cabello. Ciudad que posee uno de los dos puertos de mayor importancia económica e histórica del país. El puerto se estableció a mediados del siglo XVI, debido a su ubicación estratégica que permitía cómodamente la llegada a tierra de flotas enteras de la armada española. Al rededor de éste, fue creciendo la población que hoy en día conocemos como la ciudad.

El Puerto se convirtió durante la colonización en un punto importante para el comercio, ya que era considerado como uno de los mejores puertos del nuevo mundo: desde aquí salía el cacao, el café, el algodón y el índigo a las islas holandesas. Las calles de la zona colonial conservan la belleza arquitectónica de la época, con sus hermosas casas y sus calles empedradas, las cuales hacen evocar un pasado histórico notable.

En el malecón, se puede observar el mar, además del imponente Fortín de San Felipe, también conocido como el Castillo del Libertador, que sirvió como refugio de la ciudad en el período colonial, ya que los piratas la acechaban constantemente. En la entrada de la ciudad está ubicado el Fortín Solano, edificación construida por en 1732 por la Compañía Guipuzcoana. Desde aquí se divisa toda la ciudad y en especial su puerto. Alrededor de la plaza Bolívar están ubicados el Concejo Municipal y la Hermosa Iglesia de San José, construida con piedra coralífera.

MARACAY

En el estado Aragua, a unos 100 kilómetros al oeste de Caracas, se encuentra Maracay, también conocida como la "Ciudad Jardín". Es una ciudad muy agradable, con numerosos árboles y donde muchas avenidas tienen frondosos árboles o bellos jardines en el medio. La plaza Bolívar, que mide más de 500 metros de largo y que tiene la característica de ser la Plaza Bolívar más grande del país, es una buena muestra de lo agradable que puede ser la vegetación en medio de la ciudad.

Al sur de la plaza Bolívar, se encuentra la gobernación del estado Aragua, cuya sede está en lo que fue en la época del general Gómez –el padre de la Patria- el Hotel Jardín. A diferencia de la mayoría de las ciudades de Venezuela, donde la plaza Bolívar se encuentra frente a la catedral o a la iglesia principal, en Maracay la catedral está frente a la plaza Girardot, uno de los héroes de la independencia de Venezuela. Maracay tiene una linda plaza de toros, denominada la Maestranza César Girón, en honor a ese gran torero Venezolano.

 En los últimos años, Maracay también se ha convertido en un centro religioso del país, por encontrarse el Santuario de la Madre María de San José, quien fue beatificada en 1995 por el Papa Juan Pablo II. La beata María de San José, nació en Choroní pero gran parte de su obra se hizo en la ciudad de Maracay.

EL HATILLO

Ubicado al Sur-este de la ciudad de Caracas, El Hatillo es un hermoso pueblo que ha mantenido su tradición arquitectónica y sus costumbres a lo largo de los años, y ha sido declarado Monumento Nacional. Hoy en día es uno los sitios de interés turístico más importantes de la denominada Gran Caracas. En El Hatillo aun se respira el aire limpio de la montaña y se puede pasar un día muy agradable. Al pasear por sus calles se pueden apreciar sus casitas sencillas, pero ricas en la calidez y belleza que caracterizan los pueblos de las montañas venezolanas. La oferta gastronómica del pueblo es rica y variada, ya que se puede disfrutar de comidas típicas venezolanas, con sabor casero.

Otra de las expresiones culturales de importancia en El Hatillo son su artesanía y su mueblería, actividades que han sido determinantes en el desarrollo económico del pueblo, siendo muestras importantes del arte ingenuo y rústico del valle caraqueño.

MARACAIBO

En el extremo occidental de Venezuela, en el estado Zulia, se encuentra Maracaibo, la segunda ciudad de Venezuela e importante centro petrolero. Se encuentra a orillas del lago que lleva su nombre y que fue descubierto el 24 de agosto de 1499, por el marino Alonso de Ojeda, compañero de Colón en su segundo viaje. La ciudad de Maracaibo fue fundada en tres oportunidades. La primera vez fue en el año 1529, por el alemán Ambrosio Alfinger quien le dio el nombre de Maracaibo o Villa de Maracaibo. El origen de su nombre se lo debe al aguerrido Cacique Mara, hombre fuerte de no más de 25 años, que vivía en la isla de Providencia y opuso resistencia a los alemanes que atacaban la zona, pereciendo en la batalla contra los germanos.

El lago de Maracaibo tiene un área de 13.000 kilómetros cuadrados, ocupa el lugar número 23 entre los grandes lagos del mundo. Es la más importante vía lacustre existente en Venezuela y constituye una arteria vial importantísima para las comunidades y comercios. El puente Gral. Rafael Urdaneta tendido sobre el Lago de Maracaibo para unir el occidente zuliano con el sector oriental y más allá con el resto del país, es una de las más maravillosa e importantes obras de concreto. Su longitud es de 8.678 mts.

LA CHINITA, VIRGEN PATRONA DEL PUEBLO ZULIANO

La vida espiritual de los marabinos de la época giraba en torno a la devoción de los santos apóstoles Pedro y Juan de San Sebastián y de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, devoción de esta última traída por don Juan Nieves de Andrade a fines del siglo XVII. Este piadoso varón a su llegada a Maracaibo pudo levantar una humilde ermita de bahareque y paja. Allí colocó una tabla con la imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá copia de la imagen venerada en la región de Santa Fé de Bogotá, en la Nueva Granada (hoy Colombia).

El cuadro por acción del tiempo fue perdiendo su pintura original y finalmente borrada la imagen, fue desechado yendo a parar al lago. Una mañana de 1749 en las playas blancas del Lago de Maracaibo apareció un pedazo de tabla en pequeñas dimensiones que fue recogido inadvertidamente por una viejecita, que lo usó como tapa de una tinaja cualquiera. Un día la buena señora, visualizó en la pequeña tabla desgastada, la silueta de una imagen sagrada y de uso doméstico el pedazo de madera se convirtió en motivo de veneración colgado en la pared.. Un 18 de noviembre, raros movimientos conmueven la placidez de la vivienda. Golpes y ruidos se sentían hasta tres veces repetidas. Al acudir la humilde señora al encuentro con lo sucedido, fija su vista en la tablita misteriosa alumbrada de luces que salían destellantes.

Ante tan majestuosa aparición de la Virgen, la ancianita cae de rodillas ante la imagen de un rostro dulce, de piel morena y ojos achinados cargando entre sus brazos a un hermoso niño; era Nuestra Santísima Madre la Virgen de Chiquinquirá, quién había dejado de ser un cuadro borroso para darse a conocer. En la actualidad la casa donde se efectuó el hallazgo se levanta un majestuoso templo hogar de nuestra Santa Patrona en el cual se celebra el santo sacrificio de la misa y aquella tablita milagrosa en la cual se encuentra reflejada la imagen sagrada, se expone con orgullo en este altar.

BARQUISIMETO 

Fundada originalmente por Don Juan de Villegas en el año 1552 bajo el nombre de Nueva Segovia, luego mudada en varias ocasiones hasta su fundación definitiva en el año de 1563. Barquisimeto es hoy en día una ciudad moderna, siendo la cuarta ciudad en número de habitantes. En Barquisimeto, como en la mayoría de las ciudades del país además de poseer una arquitectura colonial interesante, se pueden observar obras importantes de la arquitectura moderna. Un buen ejemplo de esto es su Catedral.

La ciudad posee variados museos tales como el de Historia, el Arqueológico y Paleontológico y el de Barquisimeto. Una de las imágenes más representativas de la ciudad es la Divina Pastora, patrona de la ciudad, por la cual se celebran las festividades en el mes de Enero en la feria que lleva su nombre.

SAN CARLOS DE COJEDES

Una de las hermosas regiones que posee Venezuela, está conformada por los Llanos, extensas sabanas que se pierden en el horizonte, donde la vegetación y la fauna tan variada, son de una belleza única.

En esta región se pueden apreciar dos grandes estaciones que establecen una marcada diferencia en la vida del llano: La lluvia y la sequía. En la primera los bosques de galería, caños y las sabanas; llenas de palmas, corozos, merecures, samanes que presentan todo su esplendor en la época donde el verdor resplandece y se observar al llano florecido. En la segunda, el verde se transforma en amarillo y marrón, el polvo cubre las llanura y la vida se extingue y la mayor parte de la región para concentrarse en unos pocos focos donde permanece el agua. Estos cambios tan radicales hacen que el llano tenga dos períodos de atracción opuestos e igualmente llamativos, donde la naturaleza cambia de forma tal que un lugar presente dos paisajes totalmente distintos de una estación a la otra.

La capital de Cojedes, la ciudad de San Carlos, fue fundada por Fraile Pedro de Berja en 1678, como refugio para defenderse de los aguerridos indígenas de la zona. Está a 96 Km. de Valencia. Al norte se encuentra el Parque Nacional "Tirgua", único del Estado Cojedes, que junto a pueblitos pintorescos como la Sierra y Manrique, representan el pulmón vegetal de este municipio.

 

 
< Anterior / Aurrekoa   Siguiente / Hurrengoa >