Kopfbereich

Direkt zum Inhalt Direkt zur Navigation

Inhalt

CAMERUN. Agosto 1997 Imprimir E-Mail

Te gustaría descubrir toda África durante un sólo viaje, sus poblaciones con sus tradiciones ancestrales, su rica e inmensa fauna salvaje para fotografiarla o filmarla, bañarse en sus impresionantes playas o realizar caminatas por sus selvas y montañas, pues te recomiendo un destino apasionante y espectacular: CAMERÚN.

Solo fue un mes, aunque muy intenso, en Camerún y Costa de Marfil, los dos países africanos donde desde la ONG trabajamos los primeros Proyectos. Fue en agosto de 1997.

Visité el Proyecto que estamos llevando a cabo con ayuda del Gobierno Vasco. Estuve en una cárcel para entregar un donativo de nuestra ONGD. Viví la inolvidable experiencia de dirigir unas palabras a 400 reclusos y reclusas y de cantar con los condenados a cadena perpetua. Visité el Centro Jamot -un hospital para leprosos y tuberculosos- y pude jugar con los hijos e hijas de los enfermos: siempre la permanente sonrisa infantil. Y muchas cosas más.
 
Todo esto me impresionó vivamente, pero el recuerdo más especial es el de las personas que conocí allí -religiosos y laicos- que trabajan para hacer la vida un poco mejor a aquella gente. No un mes, como yo, ni un año: consagran su vida entera -que algunos llegan a perder- a esa tarea. Unos son jóvenes. Otros estarían en edad de jubilarse. Mujeres y hombres que viven en unas condiciones duras, con un clima adverso, con problemas de seguridad, de salud... Son Sor Esther Lóriz, alavesa que lleva allí 23 años; Alicia Vega, la médico del dispensario que estamos poniendo en marcha; el Padre Efrén, Ingeniero Industrial, de la Misión de Etoudy; y tantos otros con los que tuve la suerte de compartir una agradabilísima comida a la que asistieron también -quiero agradecérselo por lo que de acogida y apoyo significa- el Nuncio de la Santa Sede y el Embajador con toda su familia.
 
No puede faltar un recuerdo especial y mi agradecimiento a Mi! Carmen Peche, vitoriana, que se desvivió por hacerme agradable la estancia... y que lo consiguió con creces.
 
Aunque sólo ha sido un mes, son muchas las experiencias vividas, pero su narración alargaría en exceso este artículo. Y ¿lo más duro?, quizás la noche pasada en el lóbrego aeropuerto de Doula, intentando dormir recostado en la maleta por temor a los rateros, luchando contra los mosquitos... y con canciones de Julio Iglesias como música ambiental a partir de las 4 de la madrugada.

Son numerosas las calificaciones que se refieren a Camerún: África en miniatura... toda África en un solo país. Todo ello se traduce en la diversidad impresionante de Camerún. Es un lugar donde se encuentran casi todo lo que existe en los demás países africanos: el sur del país es una zona ecuatorial verdosa; el oeste es una región de montañas con un relieve ondulado; el litoral se caracteriza por playas con arena fina, gris y amarilla; la región norte es la de las selvas y estepas calurosas y claras. Camerún así presenta muchas variedades de paisajes, de sitios, de tipos humanos y de tradiciones.

 

Las playas naturales de Kribi y de Limbe, los paisajes lunares de Kapsiki, los parques nacionales y las reservas de fauna, la selva densa, los saltos de agua, los lagos y las montañas constituyen este variado país.

Asimismo existe en Camerún: el Jardín Botánico de Limbe, el Monte Camerún que es la montaña más alta de África Central y Occidental, el Parque Nacional de Korup que es la selva húmeda más rica y más anciana del mundo, la reserva de Dja clasificada por la UNESCO como patrimonio mundial.

Merced a su ubicación geográfica excepcional, Camerún posee una de las faunas más ricas y más variadas de África.Con sus siete parques nacionales, el país se presenta como una verdadera tierra providencial para los animales.

Camerún es un país con tradiciones ricas y vivas que se manifiestan a través de la variedad y la diversidad de su folklore, su artesanía de arte, su vivienda y sus modos de vivir. A cada región corresponde un tipo de folklore especifico. Cabe añadir a esta diversidad artesanal, el patrimonio histórico que es muy rico; así se encuentran monumentos históricos y vestigios.

Con una población compuesta de más de doscientos cincuenta grupos étnicos con tradiciones milenarias, una biodiversidad dominada por la selva, la sabana y la montaña, una fauna que es una de las más ricas y más ancianas de

África, Camerún tiene una gran riqueza ecológica. Cuatro lugares merecen ser visitados particularmente, la Reserva de Dja, el Parque Nacional de Korup, el Jardín Botánico de Limbe y el poblado de Ebodjé.

Por otra parte, Camerún, país bilingüe y ubicado en el corazón de África, presenta un patrimonio cultural cautivante que reflejan sus doscientos cincuenta grupos étnicos. El grupo más anciano de estos, es el de los pigmeos.

Camerún, territorio al oeste del continente africano, limita por el norte con el Chad. Por el sur comparte frontera con los países de Congo, Guinea Ecuatorial y Gabón. Al este linda con la República Centroafricana y Chad, al oeste con Nigeria.

SUPERFICIE 475.442 km²

POBLACIÓN 16.184.748 habitantes

DENSIDAD 34 hab/km²

CAPITAL Yaundé

LENGUA 24 lenguas africanas, inglés (oficial), francés (oficial)

RELIGIÓN Cristianos 53% Indígenas 25%

Las costas camerunesas son bañadas por el Océano Atlántico también por el oeste. Los idiomas oficiales hablados son el inglés y el francés, así mismo también se conoce numerosas lenguas étnicas, como el fulfude, el duala, el mandara o el pular. La moneda camerunesa es el Franco CFA y su capital es Yaundé.

Este país se caracteriza por poseer un clima intertropical, con ligeras variaciones según la zona geográfica. A grandes rasgos, por el sur podemos apreciar un ambiente húmedo y lluvioso, con temperaturas suaves, mientras que las regiones se vuelven más secas a medida que nos acercamos al norte del territorio -hasta encontrarnos con el árido Sahel- y las temperaturas son más elevadas.

Al hacer referencia a la agradable Buea, al oeste del territorio, no podemos dejar de destacar su interesante ubicación. Desde esta localidad podrá acceder al Monte Camerún -o también Monte Fako- que posee 4100 metros de altitud, por lo que su escalada puede convertirse en una experiencia reveladora. También al oeste se encuentra la privilegiada Kribi, que se beneficia de unos panoramas naturales envidiables. Sin ir más lejos, podrá optar por deleitarse en cualquiera de sus blancas playas, como la Playa de Londji, Cocotier Plage o Costa Blanca. El visitante tendrá la oportunidad de contemplar las Cataratas de la Lobe, impresionante cascada acuática que se precipita al mar.

Y si nos dirigimos al norte de Camerún podremos visitar N'Gaundere. En esta pintoresca urbe tampoco faltan los puntos turísticos de interés, por ejemplo podrá decantarse por el Mercado Grande o por el Mercado Pequeño, donde pueden adquirirse toda clase de productos locales. Otra buena opción nos la brinda el magnífico Palacio del Lamido, sugerente muestra arquitectónica. Al oeste, en la agraciada Foumban podrá ver el importante Museo Real o el Palacio del Sultán, así como el Museo de las Artes y Tradiciones. Igualmente agraciadas se muestran las ciudades de Mokolo, Douala, Kekem o Limbé.Este país africano goza de muchas ocupaciones que sin duda atraerán a los aventureros. Podrá realizar safari fotográfico, de esa forma traerá de vuelta a su hogar un recuerdo visual inalterable. Los numerosos parques o reservas cameruneses son un buen modo de acercamiento a una naturaleza prolífera. En elevaciones como el Monte Camerún, los amantes del deporte al aire libre disfrutarán de la escalada, del senderismo o del alpinismo. Gracias a los numerosos ríos y extensiones acuáticas de este territorio-recordemos el Nyong, el Sanaga o el Mbéré-, también resulta tentador practicar actividades tan entretenidas como la pesca o la natación.

Como suele ocurrir con la gastronomía de muchos países africanos, la cocina camerunesa se revela excelente y se basa principalmente en el arroz y en el cuscús -el fufu-. En general, estos alimentos son servidos con exquisitas salsas, además de acompañarse de pescado o de carne. En cuanto a marisco, el langostino es declarado suculento. Los paladares más originales tendrán la oportunidad de probar comida preparada con carne de cocodrilo. Otros platos que el visitante podrá degustar son, por ejemplo, el buey con nueces de palma o el tradicional ndolé, sabroso alimento camerunés elaborado con carne o pescado, cacahuetes y especias. Como postre natural, encontrará frutas como el mango, la piña o el aguacate.La originalidad de este país depende en gran medida de su lujosa flora, fauna y diversidad cultural, en vinculación con sus diferentes regiones.

 
< Anterior / Aurrekoa   Siguiente / Hurrengoa >