Kopfbereich

Direkt zum Inhalt Direkt zur Navigation

Inhalt

Nicaragua-2002. Creación de un taller de costura en Granada Imprimir E-Mail

La ciudad nicaragüense de Granada está ubicada a orillas del lago Cocibolca, en la zona del sur y a una distancia de 45 kilómetros de la capital del país (Managua).

Nicaragua está considerado como el país más pobre del continente americano después de Haití, con una alarmante escasez de bienes básicos para la población, una tasa de inflación galopante, enorme déficit fiscal, distorsión de precios, deuda externa, etc. El Departamento de Granada, es el segundo más pequeño del país en extensión territorial. La ciudad tiene 75,000 habitantes, y todo el departamento tiene una población de 155.683, es la cuarta ciudad del país en población.

Mi primera visita a Granada fue en 1999... desde entonces he vuelto casi todos los años, pues han sido muchos e importantes los proyectos que hemos desarrollado –y seguimos desarrollando- en Nicaragua. El primero fue en Buenos Aires (Rivas), pero la sede de la congregación de hermanas Josefinas estaba en Granada, así es que son muchas las veces que la Gran Sultana me ha acogido, y sus isletas, y el Mombacho, y...

Dadas las necesidades actuales en que vive la población nicaragüense, prácticamente a diario se acercan jóvenes a los centros de la Congregación en búsqueda de ayuda para aprender algún oficio o para buscar algún medio de subsistencia.

Surgió así la iniciativa de crear la “Escuela Vocacional San José - Taller de Costura”. Antes de poner en marcha la acción se llevó a cabo un estudio de la necesidad que existe en el sector a nivel nacional, comprobándose la existencia de un nicho de mercado, al constatarse la conveniencia de ayudar a abaratar los costos de confección de uniformes escolares y de hospitales. Se vio por tanto la pertinencia de la acción: la producción del Taller tiene salida y permitirá su autosostenimiento para dar continuidad a la acción formativa y de capacitación de las jóvenes.

Se dirige a jóvenes entre 15 y 25 años, en situaciones especiales de pobreza, abandono, orfandad y carentes de lo necesario para subsistir. Muchas de estas muchachas que viven en condiciones muy necesitadas, en su mayoría son víctimas de los estragos de la realidad social, política, económica y hasta de la naturaleza misma, manifestada en fenómenos naturales que han afectado profundamente a la población nicaragüense.

Concluida la programación del aprendizaje del oficio, las alumnas están en capacidad para trabajar por su propia cuenta en diferentes instituciones o en sus comunidades de origen, lo que les ayuda a generar ingresos económicos para la subsistencia de ellas mismas y del grupo familiar.

El numero de beneficiarios directos son de 80 a 100 jóvenes al año e indirectamente se están beneficiando unas 5.000 a 6.000 personas.

El socio local, la Congregación de Hermanas Josefinas, ha aportado los locales y las personas capacitadoras. Mediante sendas aportaciones de Manos Unidas y de Ingenieros para la Cooperación - Lankidetzarako Ingeniariak, se logró el equipamiento del Taller con maquinaria adecuada de carácter semindustrial. En la actualidad está en pleno funcionamiento.

 
< Anterior / Aurrekoa   Siguiente / Hurrengoa >