Kopfbereich

Direkt zum Inhalt Direkt zur Navigation

Inhalt

SIRIA. Abril 2010 Imprimir E-Mail

Día 24.04.2010: Vitoria-Gasteiz – Madrid  - Amman

A las 9.30 horas nos encontramos casi todos los viajeros –éramos 40- en el Parking de San Martín para tomar autobús hasta Barajas. Tras una parada para reponer fuerzas en Tudanca, donde íbamos a tener la última ocasión de tomar un bocadillo de jamón en la semana que empezábamos, llegamos a Barajas, facturamos el equipaje y a las 16,40 salimos para Amman, a donde llegamos a las 22.35 horas sin ningún incidente digno de mención. Por cierto, las líneas aéreas jordanas, muy recomendables. Nuestro receptivo es hábil y, mientras el resto de los pasajeros formar una cola larguísima, a nosotros nos pasan por una vía rápida.

Llegamos tarde el Hotel, el Holiday Inn de Amann, que resultó se el mismo hotel que hace 9 años habíamos utilizado en el viaje a Jordania. Dejar las maletas, una caña en el bar del Hotel –la verdad es que no había mucho ambiente- y a dormir.

Día 25.04.2010: Amman – Bosra – Damasco

Primer de desayuno, de buffet, lo que significa que desayunas mucho más de lo habitual, y muchísimo más de lo que necesitas. Sobre las 9.30 salimos en autobús en dirección a la frontera jordano-siria. Nos acompaña un guía jordano que, además de darnos una información general sobre Jordania, se explaya sobre el conflicto árabe-israelí. En la frontera nos demoramos quizás hora y media, y en la parte siria nos espera el que será nuestro guía durante toda la semana: Ahmed un gran profesional, con un conocimiento exhaustivo de Siria, de su historia, de las excavaciones y fumador empedernido que,  partir de ahora, lo pasará mal pues parece que se ha publicado una ley mucho más restrictiva para los fumadores.

Llegamos a Bosra, donde visitamos las ruinas de la ciudad recorriendo el cardo máximo y terminamos asombrándonos ante su famoso teatro. Este teatro que data del siglo II tiene una capacidad para 17.000 espectadores y hasta hoy en día se conserva casi completo. El Teatro contiene un escenario decorado por columnas corintias de granito rosa y de mármol, que destacan sobre el negro omnipresente de la piedra volcánica. Además cuenta con asientos esculpidos en piedra basáltica y con una acústica natural asombrosa. En aquella época era considerado como el Gran Teatro pues era uno de los mayores del oriente romano. Años más tarde el gobernador de Siria, Nur al-Din se encargó de fortificar al teatro romano, convirtiéndola en una ciudadela para evitar la conquista de los mongoles. De esta manera la protección de los gruesos muros ayudaron a que el Teatro Romano perdure a través de los siglos.

Espero que alguien me saque fotos, porque resulta que, hábilmente, he cogido la máquina, pero no le he puesto la batería, que tengo en la maleta.

Finalizada la visita, almorzamos en un hotel de Bosra y salimos para Damasco. Como se nos ha hecho un poco tarde, las visitas de la ciudad habrá que dejarlas para mañana. Nos instalamos en el Hotel Dedeman, que está muy bien, pero que no está a 10 minutos del centro andando... sino más bien a 20’. Tras dejar las maletas y tomar una ducha, salimos a visitar la parte vieja de la ciudad. Con riesgo de nuestra vidas porque el tráfico es de locos y pasar una carretera, una aventura.

Terminamos entrando a cenar en un restaurante, somos muchos pero nos hacen un hueco, muy bien, salvo un pequeño detalle: son musulmanes... y no venden alcohol, así es que la cena es con agua.

Día 26.04.2010: Damasco

Tempranito salgo para asistir a Misa en una Iglesia cercana: a no más de 10 minutos del hotel. La misa es a las 7,30 de la mañana y, lógicamente, en árabe. Afortunadamente en la pda llevo los textos de la misa y la puedo seguir mejor.

Tras el desayuno, empezamos la visita de la ciudad por el Museo Nacional de Arqueología donde se puede descubrir gran parte de la historia desde los primeros anales de la existencia humana.

A lo largo de todo el día nos acompaña Rama, una joven estudiante de turismo, amiga de la hija del guía, que quiere tener una clase práctica de cómo actúa un guía turístico con un grupo. Es palestina y de religión musulmana.

Tras el Museo, visitamos el Mausoleo de Saladino y a continuación la Gran Mezquita de los Omeyas, una de las más impresionante construcciones dedicadas al culto musulmán. La mañana la terminamos con la visita del Palacio Azem, donde se puede tener una idea muy aproximada de cómo vivían y de las costumbres de los damascenos. Tras la comida, nos dirigimos al barrio cristiano para visitar la Casa de Ananías, donde según la tradición estuvo escondido San Pablo, y la ventana por la que escapó para huir de la ira de los judíos.

Terminamos el día subiendo al Monte Kaisson desde donde hay una magnífica panorámica de la ciudad, especialmente en la puesta de sol. Todo el día nos ha sorprendido, pero desde arriba llama más aún la atención la cantidad enorme de minaretes que hay. Y de cada uno de ellos, en esta puesta del sol, escuchamos la llamada a la oración del almuecín, el miembro de la mezquita encargado de realizar la llamada a la oración o adhan cinco veces al día.

Los sirios son muy amables. Una de las cosas que sorprende es las maneras de vestir de las mujeres: desde la más occidental, hasta el burka (aunque muy pocos), con todos lo grados y mezclas intermedios.

Día 27.04.2010: Damasco/Palmira

Tras la Misa y el Desayuno, salimos hacia Palmira, la capital del desierto y la perla de Siria. En medio del desierto hacemos una parada en e Café Bagdad (parece que hay muchos “Cafés Bagdad” en la carretera. El paisaje es seco, árido, duro… pero de una gran fuerza.

Palmira cuenta en su haber con uno de los mejores conjuntos monumentales de toda la zona, y quizás del mundo. Sus ruinas son espectaculares y su grado de conservación es bastante alto. Primero visitamos algunas de las tumbas mejor conservadas de la necrópolis, y a continuación el espectacular Tempo de Bel, una imponente construcción que cubre un área de más de 300 m2. Un grupo de chicos –el mismo todo el rato- nos sigue de visita en visita intentando vendernos algún recuerdo.

Tras almorzar en el hotel –el Dedeman- y un rato de descanso –que alguno aprovecha para bañarse en la piscina-, regresamos al complejo arqueológico para visitar el Arco de Triunfo, la Gran Columnata, el Agora, el Teatro, etc. En el teatro nos encontramos con que una, al parecer, estrella de la canción siria está grabando un videoclip, en medio de la grabación y ante la desesperación del director, una turista pasa por detrás de la escena, teniendo que repetir la grabación. Me hace recordar una situación similar de la película “El Guateque “, de Peter Sellers.

Al atardecer disfrutamos de una magnífica puesta de sol y una espectacular vista aérea de la ciudad desde el castillo árabe de Ibn Maan.

Un buen número de asistentes al viaje cenamos en una Haima a base de cordero, entre canciones y danzas beduinas. Al finalizar, nosotros les respondemos con un pequeño repertorio de canciones vascas.

Día 28.04.2010: Palmira/Crac de los Caballeros/Hama/Aphamea / Aleppo

Tras el desayuno, salimos hacia Homs, ciudad industrial del centro de Siria, y continuamos hacia el Crac de los Caballeros. Se trata de un impresionante castillo-fortaleza de la época de los cruzados, es el principal castillo cruzado de Siria y una de los más importantes y mejor conservados de todo Oriente. Está en lo alto de una montaña con unas vistas excepcionales, debido a su localización, corre bastante viento.

Almorzamos en un restaurante próximo, con una bonita vista sobre el castillo. Comida típica siria, con numerosísimos platos de entrada.

Continuamos hacia Hama, ciudad agrícola situada en el centro del país, famosa por sus Norias de madera. Hacemos un par de paradas en la ciudad para contemplar las impresionantes norias, muchas de las cuales están muy bien conservadas y en funcionamiento.

Visitamos también al atardecer las ruinas greco-romanas de Aphamea, unas de las más interesantes del país, magníficamente conservada, donde vemos algunos de los más típicos edificios públicos de romanos como la Avenida Columnata, la más larga de todas las ciudades helenísticas con cerca de 2 km. de longitud, el Ninfeo, el Ágora.

Seguimos hacia Aleppo, la segunda ciudad de Siria. Llegada y alojamiento en el Sheraton. Esta noche juega el Barça y en el patio del hotel han instalado una pantalla gigante en la que siguen el partido más de un centenar de personas... ¡lástima que el Barça haya perdido!

Día 29.04.2010: Alepo

Este día lo dedicamos a conocer Alepo, una de las ciudades más encantadoras de Oriente. Visitamos en primer lugar la Ciudadela, que constituye un magnífico ejemplo de construcción defensiva islámica, a continuación vamos al Museo Arqueológico y, por la tarde, la Mezquita Omeya.

Alepo (o Halab en árabe, con el significado de "leche fresca") es una ciudad y provincia del norte de Siria. La ciudad tiene una población de unos 4.500.000 habitantes, lo que la convierte en la segunda ciudad del país, después de Damasco. Es una de las más antiguas de la región, conocida en la Antigüedad como Khalpe, Beroea para los antiguos griegos, y Halep para los turcos. Se encuentra en una posición estratégica a mitad de camino en la ruta comercial que une la costa mediterránea y el Éufrates

Como en toda Siria, es muy fácil establecer contacto con la población, pues son muy cordiales, pero especialmente con los niños y niñas, que son encantadores, muy abiertos, con ese punto de ingenuidad y sencillez que quizás en nuestro país hayan perdido. Quieren hablar contigo, hacerse fotos, etc. Y muchos van con la camiseta del Barça, y concretamente la de Messi.

Al atardecer callejeamos por su inmenso y laberíntico bazar. Antes me he acercado yo al Barrio Cristiano y he podido asistir a Misa en la Catedral de rito maronita. Aprovechamos para hacer compras en el zoco: alfombras, pañuelos para las señoras, jabón, dulces con miel, pistachos y otros frutos secos, etc.

Día 30.04.2010: Alepo/San Simeón/Serjelleh/Alepo

Visitamos la basílica de San Simeón el Anacoreta ,de estilo bizantino. Tras la muerte de San Simeón en el 459 d.d.C. se construyó en su honor la iglesia más grande de la época, a 60 kms. al norte de Aleppo, el complejo está formado por un monasterio, un baptisterio con los propileos de una iglesia adyacente y una característica iglesia de mártires que consiste en 4 basílicas unidas alrededor de un área semioctogonal en forma de cruz griega.

Nos dirigimos después hacia las Ciudades Muertas, que  son un conjunto de más de 700 ciudades que fueron abandonadas en muy poco espacio tiempo entre los siglos V y VI después de Cristo por una causa que aún permanece oculta pese al trabajo de los arqueólogos. Estas ciudades están situadas en el norte de Siria, en una zona de entre veinte y cuarenta kilómetros de ancho y ciento cuarenta de largo. Visitamos concretamente Serjelleh (Sergilla) la mayor de las ciudades muertas que en su día era una modesta y pequeña ciudad en la zona agrícola, que todavía conserva una necrópolis, una iglesia, termas etc.

Por la noche nos espera una sorpresa: nos dirigimos al barrio cristiano y, en el patio de un magnífico palacio, nos ofrecen un espectáculo de derviches danzantes. Tanto la actuación como en marco son inmejorables y un gran colofón para un estupendo viaje que ya termina.

Día 01.05.2010: Aleppo /Damasco/Madrid/Vitoria-Gasteiz

Hoy toca madrugar. Nuestro vuelo sale de Aleppo a las 8,15 de la mañana. Hacemos escala de una hora aproximadamente en Amman, donde coincidimos con Figo, exjugador de fútbol, a quién varios empleados del aeropuerto y viajeros van a pedir autógrafos o a hacerse fotografías con él. Llegamos a Madrid puntualmente, hacia las 15.40 y nos trasladamos en autobús a Vitoria-Gasteiz. Despedidas, pero concretando ya la cena que tendremos dentro de unos días para intercambiar recuerdos y fotografías.

 
< Anterior / Aurrekoa   Siguiente / Hurrengoa >